La salud bucodental es fundamental para el bienestar de las personas. Mantenerla a raya, en principio, es sencillo, siempre y cuando se sigan una serie de pautas: tener una buena rutina de higiene oral, visitar periódicamente al odontólogo, seguir una dieta rica en nutrientes y baja en azúcares, no fumar… Cuando no se cumple alguna de ellas, algo puede fallar.

En este sentido, uno de los problemas que atendemos en nuestra clínica dental en Sevilla son las infecciones periapicales, ubicadas en la raíz dentaria. Para este tipo de casos, hay que recurrir a la apicectomía. En este post te contamos en qué consiste esta intervención quirúrgica. ¡Continúa leyendo si quieres conocer todos los detalles!

Características de la apicectomía

También conocida como cirugía periapical, la apicectomía es una técnica que implica la eliminación de la punta de la raíz del diente infectado, así como el tejido circundante. Bajo anestesia local, el odontólogo hace una pequeña incisión en la encía para acceder a la zona afectada. Después, se elimina la parte infectada y, por último, se sutura.

Se realiza cuando la infección ha penetrado hasta las capas más internas del diente. En concreto, hasta la raíz. Su objetivo es mantener el diente natural y evitar su extracción. A continuación, vamos a contarte los casos en los que suele ser necesario llevar a cabo este tratamiento.

Recurrencia de infecciones

Como ya sabes, la endodoncia es un tratamiento que se realiza cuando existe un problema en la pulpa dentaria. Esta es una de las capas más internas del diente y está compuesta por los vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas. Sin embargo, cuando la infección persiste y los síntomas vuelven a aparecer, es posible que haya que recurrir a una apicectomía. Además de eliminar el tejido infectado, previene la propagación de la infección a otras zonas.

Anatomía dental compleja

En algunos casos, la forma y la estructura de las raíces dentales pueden dificultar el acceso y la limpieza dental adecuada durante la endodoncia. Si el odontólogo considera que no es posible tratar la infección mediante el tratamiento de conductos, puede recomendar una apicectomía para eliminar la parte infectada de la raíz y prevenir futuras complicaciones.

Calcificaciones en la raíz

Algunas veces, el ápice de la raíz puede presentar calcificaciones que impiden llevar a cabo una endodoncia. En estos casos, la apicectomía será de gran ayuda para eliminar las obstrucciones y permitir el acceso a la zona afectada.

Quistes o tumores periapicales

Los quistes ubicados en la zona periapical pueden desarrollarse como resultado de infecciones persistentes en las raíces dentales. Si esta clase de tumores se detecta a tiempo, se podría recomendar una apicectomía para extirpar la parte dañada y así evitar complicaciones adicionales.

Reparación de perforaciones radiculares

En algunas ocasiones, durante el tratamiento de conductos puede producirse una perforación en la raíz. Cuando esta cavidad no se puede reparar a través de técnicas no quirúrgicas, se suele optar por una apicectomía para solucionar el problema y preservar el diente natural.

De todos modos, en Koresdent contamos con un equipo de especialistas en cirugía oral que se encargará de estudiar tu caso y ofrecerte un tratamiento personalizado.

Además, si quieres conocer más detalles sobre nuestro centro, no dudes en contactar con nosotros o acudir a nuestra clínica dental de Sevilla: ¡estaremos encantados de poder ayudarte!

Recuerda que puedes participar a través de tu comentario y solicitar tu primera consulta gratuita.

¡Un saludo!

Contáctanos
Call Now Button¡Llámanos!