Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades periodontales graves afectan a casi el 14% de los adultos; es decir, a más de mil millones de personas en todo el mundo. Y es que la salud de las encías y del resto de tejidos que rodean y sostienen los dientes debe ser cuidada en todo momento. Si no, podrían aparecer problemas como la gingivitis o la periodontitis. Pero ¿cuáles son las diferencias entre ellas? ¡Descúbrelo en este post!

Características de la gingivitis

La gingivitis es una enfermedad periodontal leve. Se caracteriza por la inflamación, el enrojecimiento y el sangrado de las encías. Se produce por la acumulación de placa bacteriana, debida a una deficiente higiene bucodental, en la mayoría de los casos. Aunque es cierto que es una patología reversible, es fundamental detectarla lo antes posible para frenar su avance.

Asimismo, la solución para este tipo de situaciones es realizar limpiezas profesionales en clínica de forma regular; de este modo, se logra eliminar la placa y el cálculo dental mediante instrumentos específicos.

Además, es esencial que el paciente realice mejoras en la higiene y la técnica de cepillado, introduciendo elementos indispensables como el hilo dental, los cepillos interproximales, el irrigador bucal o el raspador lingual. Así, reducirá enormemente la probabilidad de que proliferen las bacterias.

Características de la periodontitis

Por su parte, la periodontitis o piorrea es una infección grave del tejido de soporte de los dientes. Se manifiesta mediante la sensibilidad gingival, la recesión de las encías (apariencia de “dientes alargados”), los problemas de halitosis o mal aliento e, incluso, la movilidad dental.

Al estar afectados los tejidos de sujeción, también se produce pérdida ósea, lo cual puede desencadenar en la pérdida dentaria. Por ello, es de vital importancia realizar un diagnóstico y tratamiento tempranos, pues solamente así evitaremos la ausencia dental.

El tratamiento depende de cada caso particular, ya que puede variar desde la toma de antibióticos para controlar la infección hasta la realización de un curetaje e, incluso, una cirugía periodontal.

En resumen…

El grado de avance, la sintomatología y el tratamiento pautado son diferentes. En cualquier caso, la mejor herramienta contra la gingivitis y la periodontitis siempre es la prevención, que se consigue mediante visitas periódicas al dentista, además de a través de un estilo de vida saludable y unas rutinas de higiene oral adecuadas.

En este sentido, si estás buscando una clínica dental en Sevilla, en Koresdent contamos con un equipo de especialistas en periodoncia que se encargará de cuidar de tus encías y brindarte todas las recomendaciones para tener una boca saludable.

Si quieres conocer más detalles sobre nuestro centro, no dudes en contactar con nosotros o acudir a nuestra clínica dental de Sevilla: ¡estaremos encantados de poder ayudarte!

Asimismo, recuerda que puedes participar a través de tu comentario y solicitar tu primera consulta gratuita.

¡Un saludo!

¡Llámanos!