Respirar por la boca es un hábito llevado a cabo por gran parte de la población. Lo correcto es hacerlo por la nariz, pero lo cierto es que hay algunas personas que respiran por la boca de forma constante o solamente en ciertos momentos como durante las horas de sueño o al hablar. A nivel de salud oral, ¿cuáles son las consecuencias de la respiración bucal en los dientes? Si quieres conocer la respuesta, ¡sigue leyendo este post!

Sequedad bucal

Uno de los efectos de la respiración bucal es la xerostomía. Conocida como sequedad bucal, se trata de una sensación que se produce a causa de la disminución de saliva.

Debes saber que la saliva ocupa un lugar primordial dentro de la salud bucodental, puesto que neutraliza el efecto de los ácidos que atacan el esmalte, además de que su acción antibacteriana protege las encías y las piezas dentales.

Por ello, en el caso de tener falta de saliva, aumenta la probabilidad de padecer sensibilidad dental, caries, gingivitis y mal aliento, entre otros problemas.

Falta de desarrollo óseo maxilar

La respiración oral suele comenzar durante la infancia. De esta manera, si no se respira correctamente, el desarrollo óseo del maxilar superior se verá dificultado. Por ello, aquellos pacientes infantiles que tiendan a respirar por la boca tendrán más probabilidades de padecer el paladar ojival o estrecho, así como problemas de oclusión y alineamiento dental.

Problemas de deglución

Otra de las alteraciones que se producen en la salud oral cuando se tiende a respirar por la boca son los problemas de deglución. Ten en cuenta que la respiración bucal obliga a mantener la lengua abajo y no en el paladar a la hora de tragar e, incluso, de hablar.

En estos casos es imprescindible estudiar detenidamente cada situación y contar con un equipo multidisciplinar de diferentes especialistas como odontólogos, otorrinos, logopedas y fisioterapeutas.

Hipotonía labial

El sellado incorrecto de la cavidad bucal o la incapacidad de mantener la boca cerrada mientras está en reposo es otra de las consecuencias de la respiración bucal. Al tener siempre la boca abierta, estas personas tendrán problemas para que el labio superior se desarrollo muscularmente, produciendo hipotonía labial. Esta situación desencadena otro tipo de dificultades como labios agrietados, boca seca, halitosis…

En Koresdent contamos con un equipo de especialistas en odontología general que se encargará de estudiar y valorar tu caso, proporcionándote todas las recomendaciones que necesitas para mantener una adecuada salud bucal.

Si quieres conocer más detalles sobre nuestro centro, no dudes en contactar con nosotros o acudir a nuestra clínica dental de Sevilla: ¡estaremos encantados de poder ayudarte!

Asimismo, recuerda que puedes participar a través de tu comentario y solicitar tu primera consulta gratuita.

¡Recibe un cordial saludo! 

https://koresdent.es/ 

Call Now Button¡Llámanos!