¿Alguna vez has notado que masticando se te rompía una muela? Es una situación más común de lo que parece. El paso del tiempo hace mella en nuestros dientes, al igual que lo hace con otras partes del cuerpo.

Sin embargo, existen otros motivos, aparte del envejecimiento, por los que puede suceder. Pues bien, vamos a contarte cuáles son las principales causas y las diferentes alternativas para solucionar este tipo de casos. ¡Sigue leyendo!

Causas

  • Golpe: cuando recibes un fuerte impacto en la cara debido a un accidente o a la práctica de algún deporte, una de las posibilidades es la rotura de un diente. Si este traumatismo se produce en el lado lateral de la cara, es probable que uno de los molares se vea afectado.
  • Caries profunda: las caries son otra de las causas por las que se puede producir la fractura de una muela. Si no se tratan, avanzan y penetran en las capas más internas del diente. Esto es lo que conocemos como muela picada. Además, ocasionará dolor y, probablemente, infecciones más graves.
  • Bruxismo: las personas que sufren esta alteración tienden a rechinar o apretar los dientes de forma involuntaria. Esto hará que los dientes se desgasten y estén más frágiles, propiciando su rotura con mayor facilidad. En este tipo de pacientes siempre recomendamos la colocación de una férula de descarga que nos permita proteger la dentadura de posibles fracturas.

Independientemente de que la rotura parezca insignificante, es importante acudir lo antes posible a un dentista que valore la situación.

¿Cómo se reconstruye una muela rota?

En función del estado en el que se encuentre la muela, se puede realizar alguno de los siguientes tratamientos:

  • Reconstrucción: cuando se trata de una fractura leve, la mejor opción será reconstruir la muela. Para ello, se utiliza un material altamente estético, con el que logramos simular a la perfección la estructura del diente. Si la infección ha llegado hasta la pulpa, habría que realizar una endodoncia previamente.
  • Colocación de una corona: una corona es una prótesis fija unitaria que recubre toda la pieza. Se colocaría si la muela está muy dañada. Además de estar fabricada en un material muy estético, es resistente y permite reforzar el molar afectado.
  • Extracción y colocación de implante: en los casos más graves, será necesario realizar la extracción de la muela. Para reponer la pieza perdida, en nuestra clínica dental en Sevilla solemos recomendar la colocación de un implante (raíz artificial de titanio) y la posterior prótesis hecha a medida.

De todos modos, si se te rompe una muela, la mejor opción es que acudas a tu dentista para que pueda realizar una valoración precisa. No olvides que en Koresdent contamos con un equipo de odontólogos generales que se encargarán de analizar tu problemática y ofrecerte la solución que necesitas.

Si quieres conocer más detalles sobre nuestro centro, no dudes en contactar con nosotros o acudir a nuestra clínica dental de Sevilla: ¡estaremos encantados de poder ayudarte!

Asimismo, recuerda que puedes participar a través de tu comentario y solicitar tu primera consulta gratuita.

¡Recibe un cordial saludo!

https://koresdent.es/

¡Llámanos!