El verano es la época por excelencia en la que todos queremos lucir la mejor versión de nuestra sonrisa. Una boda, la celebración de un evento o simplemente disfrutar de las vacaciones son algunos de los motivos por los que queremos tener la sonrisa más bonita.

De hecho, uno de los tratamientos de odontología estética más demandados en nuestra clínica dental en Sevilla en estos momentos es la colocación de carillas. Pero ¿cuándo se recomienda llevarlas? En este post te lo contamos. ¡Estate atento!

Carillas dentales: ¿qué son exactamente?

Son unas finas láminas que se colocan en la cara externa de los dientes con el objetivo de disimular pequeñas imperfecciones referentes al tamaño, forma, posición y color de las piezas dentales.

Pueden estar hechas de composite o porcelana. El primer material es una resina sintética que se aplica cuando los defectos estéticos son leves y puntuales y es el odontólogo el que va dándole forma sobre el diente hasta conseguir el resultado deseado. Mientras que las carillas de porcelana son mucho más duraderas y resistentes, están indicadas para resolver problemas más graves y se elaboran en el laboratorio.

Dientes demasiado pequeños

En algunos casos puede darse la situación de tener alguno de los dientes más pequeños que los demás. Concretamente, las piezas dentales conoides son aquellas que tienen forma cónica y un tamaño menor a las demás. Para este tipo de situaciones que puede afear la sonrisa y convertirse en un problema estético, las carillas dentales son una excelente solución.

Diastemas

La separación entre dos dientes o interdental se conoce como diastema. Esto puede suceder por genética, por la ausencia o pérdida de una pieza dental, por la diferencia de tamaño entre los dientes o por tener un hueso maxilar demasiado grande en comparación con los dientes.  Cada caso requerirá una solución diferente, pero las carillas dentales son una de las opciones para resolver el problema a nivel estético.

Problemas de coloración

Las carillas dentales también pueden ser una excelente alternativa para aquellas personas que tienen problemas de coloración en sus dientes. Las decoloraciones, las manchas, el amarillamiento o el oscurecimiento dental en algunos casos no se resuelven con el blanqueamiento. Por este motivo, la colocación de carillas es una buena opción.

Dientes rotos

Cuando se produce una fractura en un diente a causa de un traumatismo o de un golpe, la colocación de una carilla es una de las mejores soluciones para devolverle su forma. En función de si la rotura ha sido leve o más extensa se realizará de composite o de porcelana.

En definitiva, estas son algunas de las situaciones con las que se recomienda llevar carillas dentales. No obstante, es fundamental estudiar detenidamente el caso para recomendar la realización del tratamiento más indicado.

En este sentido, en Koresdent contamos con un equipo de especialistas en estética dental que se encargará de ofrecerte la mejor versión de tu sonrisa de la mano de las técnicas más avanzadas.

Si quieres conocer más detalles sobre nuestro centro, no dudes en contactar con nosotros o acudir a nuestra clínica dental de Sevilla: ¡estaremos encantados de poder ayudarte!

Asimismo, recuerda que puedes participar a través de tu comentario y solicitar tu primera consulta gratuita.

¡Recibe un cordial saludo!

https://koresdent.es/

¡Llámanos!